La inhalación de gas en cantidades altas durante un tiempo prolongado puede generar una intoxicación o colapsos de oxígeno, el cual se caracteriza por síntomas como náuseas, cefaleas, mareos, convulsiones o vómitos.


El metano que contiene el gas es un compuesto altamente inflamable que no es venenoso en pequeñas cantidades, pero que sí representa un peligro al elevarse y puede ocasionar efectos en nuestra salud.


Por otra parte, se encuentra el monóxido de carbono que puede surgir en instalaciones de gas natural mal realizadas. Este compuesto no tiene olor ni sabor y es muy tóxico. Afecta mucho los pulmones debido a que daña los alveolos pulmonares responsables de la respiración.


Como ves, los riesgos de inhalar gas son bastante grandes, por lo que te recomendaos revisar nuestros consejos para evitar fugas de gas.


Si requieres un servicio de gas a domicilio, contáctanos. En Gas Noel somos distribuidores especialistas.