Pensar que las instalaciones de gas no merecen nuestra atención sino hasta que empiezan a fallar es un error. ¿Por qué? Porque quizás existen fallas que no son detectables a simple vista o por algo que no esté “funcionando”. Éstas pueden causar graves accidentes. Más aún si estas instalaciones son de gas.



En cuanto a instalaciones de gas se debe de realizar un mantenimiento constante, cada dos años, así como una inspección técnica cada cinco años. En caso del primero, podremos tener un monitoreo de cómo están funcionando las instalaciones y si necesitan pequeños arreglos. En caso de la inspección técnica, se revisará a profundidad para evitar cualquier falla que cause un accidente grave.



Te invitamos a evitar problemas o consecuencias drásticas en casa y contactar a expertos en gas. En Gas Noel trabajamos con profesionales en el área, quien con gusto darán mantenimiento e inspecciones técnicas a tus instalaciones.