Un gas combustible es aquel gas que se utiliza para producir energía térmica mediante un proceso de combustión. Uno de los combustibles más utilizados en la actualidad es el gas natural, el cual es producido a través de la descomposición de plantas y animales, también existen otros tipos de gases que se obtienen mediante diferentes procesos, algunos de ellos son el butano o el propano, que son gases licuados del petróleo. La mayoría de los gases se encuentran compuestos por hidrogeno, monóxido de carbono, metano, etano, propano y vapores de petróleo.


Cada gas combustible requiere de una instalación especializada para su buen funcionamiento, es por ello por lo que se debe considerar que tipo de gas se requiere, para de esta forma tener la instalación correcta. Ahora es más común que las calderas de gas puedan funcionar de una manera óptima con cualquier combustible, sólo basta con realizar mínimas adaptaciones.

Algunas de las características principales que se deben tomar en cuenta para realizar una instalación de gas es la densidad y el poder calorífico de los gases con los que se va a trabajar, así se podrá calcular la carga que tendrán las tuberías y la velocidad en la que serán transferidos los gases.

Si requiere de algún servicio de gas combustible, lo invitamos a ponerse en contacto con nosotros. En Gas Noel somos expertos.